DIARIO MURAL

Insatisfacción corporal adolescentes.JPG
Reducir la insatisfacción corporal entre los adolescentes: cómo podemos ayudar los padres

La imagen corporal se ha identificad como una de las cuatro principales preocupaciones de los jóvenes, y no es sorprendente dado la importancia que da nuestra sociedad a la apariencia y los ideales de belleza inalcanzables. Más de un tercio de los jóvenes están extremadamente o muy preocupados por su imagen corporal (33,6%).

¿Cómo pueden los padres evitar que la insatisfacción corporal se convierta en un problema?

Insatisfacción corporal adolescentes.JPG
TESTIMONIO

El Miedo

El miedo. No supe que lo tenía hasta que me lo dijeron, ese medio paralizante e irracional que no puedes ver por ti misma sin la ayuda de un tercero, en mi caso, sin mi psicóloga. ¿Cuál es este miedo que tengo dentro se preguntarán? El miedo a sanar. Llevo conviviendo con un trastorno alimenticio por más de 15 años, se ha convertido en mi relación mas larga en mi vida...

Bailando en la hierba
TESTIMONIO

Ser Mujer

Hoy fui a mi primera terapia grupal por un trastorno alimentario, en el centro AIDA (Atención Interdisciplinaria en Desórdenes Alimenticios y Salud mental). Al finalizar una de las mujeres me pregunta cómo vivo mi trastorno alimenticio con 2 hijas, no alcancé a contestar ya estábamos pasadas como 1 hora… pero en mi casa me puse a pensar que respondería …

friendship-528073.jpg
TESTIMONIO

La Suegra

 

Mi nuera tuvo la valentía de compartir su historia de trastorno de la conducta alimentaria. Como toda medalla, esta historia tiene 2 caras, y hoy quiero contarles cómo yo – la suegra – se hizo cargo de ella durante este proceso. Este texto va dedicado a ella y a su valiente lucha...

Ragazza del lago
TESTIMONIO

María

 

34 años, 22 años con anorexia purgativa y bulimia

 

Cuando pensé en cuántos años de mi vida he vivido con esta enfermedad me di cuenta que son 22 años, ¡qué fuerte!. Imaginaba que todos dirían “está loca”, “debe estar internada en una clínica psiquiátrica”, “debe estar en los huesos”. Pero no, no es así. Estoy casada y tengo dos maravillosas hijas, una familia unida y feliz. Pero “¡cómo!”, se preguntarán.